miércoles, 4 de abril de 2012

La Quebrada de los Cuervos, en Treinta y Tres



La Quebrada de los Cuervos, en Treinta y Tres,   esta semana   concentra  la mitad de las visitas que recibirá a lo largo del año.


La primera opción de los turistas para recorrer la Quebrada de los Cuervos es el descenso por el camino tradicional, que recorre el área municipal, zona donde este año hay 10 guías ubicados en estaciones a lo largo del trayecto.


Hay dos equipos, que rotan en sus horarios y tareas. En esta oportunidad, quien recibe al grupo de turistas es Pablo. El primero de los referentes, ubicados por el Sistema Nacional de Áreas Protegidas, tiene el cometido de dar recomendaciones genéricas sobre el trayecto.






DE BAJADA. Son 2.800 metros de recorrido: los primeros son sobre una pasarela de madera que facilita mucho el trámite.


"Es lo más liviano hasta el mirador, está bueno detenerse ahí un rato a apreciar, después se complica un poco, pero no es nada imposible", dice Pablo.


Luego del mirador comienza el descenso entre las piedras, al principio con el apoyo de una soga que ayuda mucho en la tarea, pero que se extraña algunos metros más abajo, cuando los escasos apoyos que restan son las rocas y troncos.


Algunos de los visitantes sienten en este tramo la dificultad y el segundo guía, ubicado en pleno descenso, muchas veces tiene que asistirlos para hacer el camino a la inversa.


El cauce del Yerbal chico corre unos 120 metros debajo de los cerros. Si arriba la vista es maravillosa, en la profundidad de la Quebrada se suma el permanente sonido del agua que recorre las piedras.


Después del esfuerzo de descender, el primer contacto con el arroyo, en la desembocadura de la cañada de Los Helechos, es una detención casi obligatoria. "No te podés bañar, pero sí refrescarte, tomar agua, apreciar las palmeras Pindó más de cerca, que son un poco las reinas del lugar", recomienda Horacio, el otro guía.


Los próximos 200 metros serán livianos, de caminar junto al arroyo aguas arriba y disfrutar la laguna de la Piedra Sola, que mantiene su denominación "pese a que desde hace unos años otras rocas, desprendidas desde el cerro de enfrente, le hacen compañía", cuenta Rubén, apoyado sobre un bastón de los que se venden a voluntad en la administración.


En ese tramo hay que aprovechar para recuperar fuerzas, porque pronto vendrá el sector más exigente del recorrido, donde hay que escalar 70 metros hasta el peñasco.






EL ASCENSO. Conforme se empieza a recuperar altura vuelve a verse un amplio panorama de los campos linderos, cerros tupidos de vegetación y los cuervos sobrevolando. Los cuervos nidifican entre las piedras. Los hay de tres especies: cabeza roja, negra y amarilla.


Pisando firme, cuidando los apoyos para evitar algún resbalón, se completa el ascenso al peñasco. Cuando ya parece que se va de regreso, el grupo se acerca a otro tramo muy atractivo del recorrido y la zona de más abundante vegetación, pasando una serie de puentes sobre la cañada de Los Helechos.


"Esta misma cañada se pasa por tres puentes, serpentea y el sendero le pasa por encima, después hay una zona donde la cañada bordea el camino, es una zona de monte galería, por eso se genera este microclima que favorece los helechos. El cuarto puente es un afluente de esta cañadita. Enseguida está el Aguaí", explica Siki, la penúltima de los guías en el trayecto.


Dos puentes más adelante está Robinson, quien indica el recorrido que llevará al visitante a la última subida para regresar al campamento: un tramo rocoso, bastante empinado, pero más fácil que la zona del peñasco.


En los últimos años, después de la incorporación al SNAP, se habilitaron nuevas opciones para recorrer la Quebrada de los Cuervos, por los campos de los vecinos. Para hacerlas hay que pagar una tasa fijada por los propietarios de los predios. Por $ 150 se puede tomar la opción "Cañada del Brujo y Yerba Mate", que es un paseo guiado de entre 4 y 5 horas y que estará disponible hasta el viernes. Parte a diario a las 14 y recorre el predio municipal y el establecimiento Caaporá de Demichelli.
Por el mismo precio se podrá hacer la "Travesía de la Quebrada", que dura entre 7 y 8 horas, recorrido guiado que estará disponible mañana y el viernes. Parte a las 9:00 y visita todas las atracciones de la zona.


Hasta hoy se puede recorrer con guía la "Laguna y cascada del Yerbal Chico", de una duración de 3 a 4 horas, partiendo a las 9:00, visitando el predio de la familia Olivera, por $ 15.


Todos los paseos parten desde la administración del área protegida, en el predio de la Intendencia, donde además se puede acampar por $ 50 por persona y realizar el sendero tradicional por la misma suma.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Te invitamos a compartir tu opinión.