lunes, 1 de abril de 2013

Verdaderos progresistas uruguayos: los científicos



Batalla por la ciencia, siglo XIX

Frigorífico Anglo. Un laboratorio que cambió la historia

"¿Cuál es el renovado interés que tenemos por el museo Anglo? Básicamente que encubre una mina de oro que es el laboratorio que un gran químico del siglo XIX, Justus Von Liebig, diseñó para la realización del frigorífico en Fray Bentos", respondió Lewowicz. "Es eso lo que vamos a tratar de reflotar, de reconstruir en primera instancia como parte aledaña del museo Anglo". 



La Universidad de la República a través de las facultades de Humanidades y Química, suscribió con la Intendencia de Río Negro un convenio para recuperar el único laboratorio que Liebig, el padre del extracto de carne, diseñó en el mundo.
Este acuerdo forma parte de la recuperación del exfrigorífico Anglo, conocido como "la cocina del mundo" durante las dos guerras mundiales y que ha sido postulado por Uruguay ante Unesco como Patrimonio de la Humanidad.
El Anglo, una de las fábricas más grandes en la historia de Uruguay, esconde varios tesoros por descubrir. Uno de ellos, tiene relación directa en la historia de la ciencia universal.
Lucía Lewowicz, directora del departamento de Historia y Filosofía de la Ciencia de la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación y responsable del grupo de investigación que trabajará en Fray Bentos, indicó que en la actualidad la ciencia reconoce que el invento de Liebig para la conservación de alimentos fue mejor que la fórmula proporcionada por Pasteur. Pocos uruguayos saben que Fray Bentos fue el escenario de experimentación y comprobación de esa competencia de conocimiento universal.

La investigadora destacó que lo relevante es que el laboratorio que Liebig desarrolló para Fray Bentos "fue el único que este gran químico diseñó en su vida". Además, subrayó que encaja perfectamente con el programa de Turismo para fomentar los museos de ciencia y tecnología en el país.



gif

PECULIAR. El laboratorio de Leibig es muy peculiar. Está diseñado para realizar tareas de investigación, aplicación a la industria y enseñanza.
"No tenemos idea de la magnitud de las cosas que han ocurrido por aquí. Acabo de confirmar una de mis grandes sospechas relacionada a una gran disputa el siglo XIX entre Louis Pasteur y Justus Von Liebig", afirma Lewowicz.
Ambos químicos fueron muy relevantes y se enfrentaron por sus visiones opuestas en cuanto a la conservación y durabilidad de los alimentos. Pero en este caso, la política y la ideología conspiraron en contra de Liebig`.
"La disputa fue ganada por Pasteur y fue ganada francamente por error", dice la investigadora. "En este momento por ejemplo, el laboratorio Santa Elena produce vacunas veterinarias con el extracto de carne cuya patente era de Liebig. Los productos de Liebig duraban más, por eso iban como alimento a las guerras", comenta.
La profesional explicó que la refrigeración de la carne con el método Pasteur "elimina cierta cantidad de proteínas asociadas a virus y bacterias, mientras el extracto de carne de Liebig elimina todas las proteínas asociadas a patologías excepto la que conocemos como la que cubre el virus de la vaca loca.
Por eso producir aquí el extracto de carne, que tiene duración ilimitada, sería una apuesta industrial renovadora y de enorme potencial. Acá hay mucha cosa en juego", agregó.

ANTES Y DESPUÉS. En la década de 1930, 5.000 obreros producían diariamente 220 productos en este coloso industrial de fama mundial. El intendente Omar Lafluf, considera que este nuevo paso acerca a la Academia en la postulación ante Unesco.
"Es un motivo de profunda alegría que surge como consecuencia de un tiempo prudencial de trabajo. Estamos firmando un acuerdo marco entre la Universidad y el Sistema Patrimonial que para nosotros es clave porque nos acerca a la Academia y esta línea de investigación que se inicia es trascendente para la postulación ante Unesco", señaló el intendente Lafluf.
En julio de este año se realizará un simposio internacional referido a esta temática. El director del Museo de la Revolución Industrial, Pablo Delgrosso, informó que la Facultad de Arquitectura eligió "todo lo que es la infraestructura del Anglo, como escenario y marco físico para el trabajo de los talleres de cuatro cursos. De ese trabajo surgirán los anteproyectos del primer semestre".


OXO, Corned beef

El científico alemán Justus von Liebig, padre de la Química Orgánica, nunca estuvo en Fray Bentos, pero siempre reconoció una deuda moral con el remoto puerto uruguayo. Allí el ingeniero belga Georg Christian Giebert lideró el desarrollo de su mayor proyecto industrial: el extracto de carne. Un sueño de laboratorio que alimentó al mundo entre fines del siglo XIX y mediados del XX, primero en el Saladero Liebig (1863-1924) y luego en el Frigorífico Anglo (1924-1971).
En la factoría fraybentina hubo talentos alemanes, ingleses y uruguayos, que modificaron el estado físico-químico de la carne, con el objetivo de crear alimentos de consumo universal: caldo en cubos OXO y corned beef. Allí se desarrollaron más de 200 productos globales, entre tantos: conservas enlatadas, comida para bebés, café soluble, polvo de hornear, leche condensada, huevos disecados, albúmina de sangre, y dos fertilizantes innovadores: guano y superfosfato. 

gif
nice gif creator is here

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Te invitamos a compartir tu opinión.